viernes, 15 de septiembre de 2017

Adiós, Cassini

Como habréis oído en los informativos, hoy se ha despedido de nosotros la sonda Cassini-Huygens realizando un vuelo adentrándose en la atmósfera del planeta Saturno para acabar desintegrándose por completo.

Esta entrada es un pequeño homenaje a una sonda que ha aportado tantos datos e información a lo largo de su misión y nos ha servido de ayuda a la hora de comprender lo que sucede en nuestro propio sistema solar.

¿Qué es Cassini-Huygens?

Cassini-Huygens es una nave espacial formada por la nave Cassini cuyo objetivo era orbitar el sistema formado por Saturno y sus múltiples satélites y la sonda Huygens, cuya misión era adentrarse en la atmósfera para posteriormente posarse en la superficie del satélite más grande que orbita Saturno: Titán.

Su lanzamiento tuvo lugar el 15 de octubre de 1997 en la estación de Cabo Cañaveral y entró en órbita alrededor de Saturno el 1 de julio de 2004.

El 25 de diciembre de 2004, la sonda Huygens se separó de la nave Cassini para emprender su viaje en solitario hacia la luna Titán, a la cual llegaría el 14 de enero de 2005 adentrándose en su atmósfera y desplegando después un paracaídas para posarse finalmente sobre su superficie.

Titán orbitando a Saturno

Imagen de la superficie de Titán, donde aterrizó la sonda Huygens

Poco se sabía sobre la superficie de esta luna debido a que está cubierta por una densa y opaca atmósfera, por lo que en un principio no se sabía a ciencia cierta si la sonda amerizaría o aterrizaría sobre terreno sólido.

Porque sí, Titán tiene ríos, lagos e incluso océanos, pero no de agua como en la Tierra, sino de hidrocarburos, fundamentalmente metano.

(Como dato curioso añadir que el primero que teorizó sobre la existencia de una atmósfera en esta luna fue el astrónomo español Josep Comas i Solà en 1907 por el efecto de oscurecimiento al borde).


Allí, el ciclo del metano actúa fundamentalmente como el ciclo del agua en la Tierra. El metano se evapora, se forman nubes y vuelve a caer en forma de precipitación sobre la superficie, pero con la diferencia de que allí la temperatura superficial ronda los -180ºC.

Tras posarse sobre la superficie de Titán, la sonda estuvo emitiendo datos alrededor de una hora para ayudarnos a entender un poco más cuáles eran las características de este satélite saturniano.

Recreación artística del aterrizaje de la sonda Huygens sobre la superficie de Titán
En cuanto a la nave orbital Cassini, os podéis imaginar la cantidad inimaginable de datos que ha aportado después de estar orbitando a Saturno y sus lunas durante casi 13 años.

Podría tirarme horas hablando sobre ello, pero centrémonos en lo mas importante:

- Prácticamente nada mas comenzar a orbitar a Saturno, Cassini descubrió otros dos nuevos satélites que orbitaban al gigante gaseoso: Metone y Palene. Con el paso de los años ha ido descubriendo algunas más, hasta un total de 7 nuevas lunas. No nos olvidemos de que Saturno y sus lunas forman como un pequeño sistema solar por sí mismo, con un total de hasta 61 satélites orbitando al planeta.

- Cassini ayudó a ratificar en el año 2002 la teoría de la relatividad de Albert Einstein a través del estudio de las fotografías y demás datos que la sonda enviaba a la Tierra para su posterior estudio.
El experimento se realizó en el verano de 2002, cuando la sonda y la Tierra se encontraban en lados opuestos del Sol, separados por una distancia de más de 1000 millones de kilómetros. Los investigadores observaron el cambio de frecuencia de las ondas de radio que procedían de la Cassini mientras estas pasaban cerca de nuestra estrella. También midieron el tiempo de viaje de una señal desde que fue enviada por las estaciones de seguimiento hasta la sonda y desde esta de nuevo hasta la Tierra. Dichas señales avanzan a la velocidad de la luz.

Con estos datos, los científicos midieron con una enorme precisión cómo la gravedad solar puede llegar a desviar un rayo electromagnético, en este caso una señal de radio. Según la teoría general de la relatividad de Einstein, un objeto masivo como el Sol hace que el espacio-tiempo se curve en sus cercanías, por lo que la luz o las ondas de radio que pasen cerca de él tendrán que viajar durante más tiempo debido a la curvatura. La distancia extra que las señales tuvieron que recorrer procedentes de la Cassini, retrasó su llegada. La cantidad de retraso proporciona una prueba sensible de las predicciones de la teoría de Einstein.

- Una ingente cantidad de nuevos datos acerca de las capas superiores de la atmósfera de Saturno, su enorme campo electromagnético y las gigantescas inclemencias climáticas que se producen en el planeta.

- Nuevos datos sobre la composición de la atmósfera, superficie y capas inferiores de la que probablemente sea su luna mas llamativa e interesante para los científicos: Encélado.

Hagamos un inciso sobre esta luna porque gracias a Cassini y los datos obtenidos, este satélite se ha convertido en uno de los principales candidatos para albergar vida tal y como la conocemos en nuestro planeta.

Imagen de la superficie de Encélado

En 2005, cuando Cassini empezó a sobrevolar esta luna, no se sabía mucho de ella salvo la información aportada por las sondas Voyager en la década de los 80.

En ese mismo año, la sonda descubrió que en el polo sur de esta luna una serie de géiseres expulsaban al espacio lo que parecía ser vapor de agua. Años más tarde se confirmó que los gases escupidos por estos géiseres contenían moléculas de hidrógeno y de dióxido de carbono, por lo que se fortalecía la teoría de que estos gases se hubiesen formado en las profundidades del océano como sucede de forma similar en la Tierra al entrar en contacto el magma con las rocas y el agua.

Tengamos en cuenta que este proceso es una de las principales hipótesis con las que se baraja el comienzo de la vida en la Tierra, por lo que la teoría de encontrar algún tipo de microorganismo cobra más fuerza, aunque de momento solo se trata de simples suposiciones.


Imágenes tomadas por la sonda Cassini de estos géiseres expulsando material a la atmósfera

En principio se creyó que en esta zona del polo sur habría un mar bajo la superficie, y que debido a la inmensa atracción gravitatoria de Saturno, esta hacia que la luna se deformase y produjese estos efectos geológicos. 

Finalmente y tras años de estudio se confirmó que no se trata solo de un pequeño mar bajo la superficie en la zona del polo sur, sino de que se trataba de un océano global que recubriría la superficie total de esta luna por debajo de su espesa corteza de hielo.


Por si fuera poco, Encélado aun tiene otra peculiaridad más y es que el material eyectado al espacio a través de su géiseres (más de 100 identificados por Cassini), se agrupa para formar uno de los anillos mas exteriores de Saturno, el anillo E.


Hablemos también un poco sobre estos espectaculares anillos que rodean a Saturno, puesto que Cassini también nos ha ayudado a saber mucho más acerca de ellos y de cómo se estructuran:



Y es que los diferentes anillos que rodean a Saturno no están divididos así por azar. Aquí entran en juego otras lunas mucho más pequeñas (las lunas "pastoras") que las ya nombradas Titán o Encélado, pero con un papel fundamental en la estructura de estos y de las que Cassini nos ha dejado constancia con alguna imágenes. 

La luna Pandora causando una especie de onda por su efecto gravitacional en el anillo F

Perturbación gravitacional del material del anillo F causado por el paso Pandora

La luna Prometeo, la otra luna que cuida junto con Pandora del anillo F

 Hablaremos de sus dos divisiones más evidentes:

- La división más evidente es la llamada "división Cassini", que fue descubierta por el astrónomo italiano Giovanni Cassini en 1675 y que da nombre a la sonda. Aunque a nosotros nos parezca un simple hueco entre estos anillos, la distancia total de esta división es de 4800km.

¿Y qué produce esta división? Pues como ya hemos comentado antes las culpables son las llamadas "lunas pastoras", encargadas de separar los materiales a su paso. En este caso es la luna Mimas, que repercute gravitacionalmente sobre los materiales que circulan a través de los anillos y los agrupa.

La división Cassini, la que está situada más hacia la izquierda

Foto de Mimas tomada por Cassini
 - La segunda división más caracteristica es la denominada "división de Encke", producida por la luna enana "Pan" que tiene una forma muy peculiar y que se encarga de acumular el material de los anillos a un lado y al otro de su eje orbital.

La luna Pan con su llamativa forma

Pan "pastoreando" los anillos de Saturno

La duración de la misión estaba programada para finalizar supuestamente en el año 2008, pero debido a su buen estado decidieron alargarla lo máximo posible hasta este próximo viernes 15 de septiembre al quedarse ya sin combustible, donde después de pasar entre Saturno y sus anillos para un ultimo estudio sobre la masa de estos, se adentrara en la atmósfera para terminar siendo destruida.

Es por la falta de combustible por lo que se ha decidido que la sonda se desintegre contra Saturno para evitar la posible contaminación microbiana del satélite Encelado que tanto interés ha levantado entre la comunidad científica por su posibilidad de albergar vida.




Y por último os dejo algunas de las impresionantes imágenes que esta misión nos ha regalado:

El polo norte hexagonal de Saturno
Hemisferio norte de Saturno

Nubes de Saturno al infrarrojo

Saturno y sus lunas Dione y Epimetheus
El lado oscuro de Saturno
 
Encélado sobre los anillos de Saturno

Saturno y sus anillos translúcidos

El hemisferio sur de Saturno

"La rosa", el gigantesco vórtice formado en el polo norte de Saturno

Aurora boreal formada sobre la rosa

Cassini a la sombre de Saturno

Una gigantesca tormenta formada en las capas superficiales de la atmófera
Tormentas de Saturno en falso color
 
Foto de los anillos de Saturno en la que se pueden observar las sombras producidas por el material de los anillos. Esta foto se tomo durante el equinoccio de Saturno, momento en el que los anillos apuntan directamente al sol y que ocurre tan solo una vez cada 14 años terrestres

La sombra del gigante proyectada sobre sus propios anillos

La tierra vista desde el polo sur de Saturno
La luna Tetis y su cráter llamado Odiseo con un diámetro de 400km

La luna Mimas con su característico cráter que le hace apodarse como la "Estrella de la muerte"

La luna Hiperión con su apariencia esponjosa

La luna Jápeto, el tercer satélite mas grande después de Titan y Rea

El último adiós de Cassini a la luna Encélado tras ocultarse detrás de Saturno

La última imagen de los anillos de Saturno tomada por Cassini horas antes de precipitarse contra su atmósfera

Imagen del hemisferio norte de Saturno horas antes del final de Cassini

Zona exterior del anillo A en la que se puede apreciar la luna Dafne, causante de la División Keeler. Una de las últimas imágenes tomadas por Cassini

Y finalmente la última foto tomada por Cassini en la que se puede apreciar la atmósfera de Saturno pocas horas antes de entrar en ella.
Hoy comenzó la inmersión final. En cinco minutos, la nave espacial posicionará el INMS para el muestreo óptimo de la atmósfera, transmitiendo datos casi en tiempo real desde entonces hasta el final de la misión.

Además, hoy la Cassini entrará en la atmósfera de Saturno. Al principio, los propulsores funcionarán al 10% de su capacidad para mantener la estabilidad direccional, permitiendo que la antena de alta ganancia de la nave espacial permanezca apuntando a la Tierra, transmitiendo datos de forma contínua.

Un tiempo después, los propulsores de la Cassini estarán al 100% de su capacidad. Las fuerzas atmosféricas aplastan la capacidad de los propulsores para mantener el control de la orientación de la nave espacial, y la antena de alta ganancia pierde su orientación hacia la Tierra. En este momento, que se espera que ocurra a unos 1510 kilómetros por encima de las nubes de Saturno, la comunicación de la nave espacial cesará, y la misión de exploración de Cassini habrá concluido. La nave espacial se romperá como un meteorito momentos después.


martes, 1 de agosto de 2017

El fracaso estrepitoso del nacionalismo en Barcelona 92


«Invitamos a los barceloneses a adornar los balcones de la ciudad sólo con senyeras». La consigna fue dada por Convergència Democràtica de Catalunya, el partido de Jordi Pujol, para convertir el recorrido de la antorcha olímpica en una manifestación de nacionalismo. No solo se animaba a exhibir la enseña, sino también pancartas de «Freedom for Catalonia» (libertad para Cataluña). El Gobierno de la Generalitat auspició una campaña en la prensa internacional para presentar a Barcelona como capital de Cataluña. También se editaron publicaciones como «Tot sobre Catalunya», «Catalonia 92, an european nation» para «educar» a los más de diez mil periodistas acreditados a los Juegos. TV-3 y Catalunya Rádio se unieron a la campaña.

Pero la campaña fracasó estrepitosamente. Barcelona 92 se convirtió en el «Big Bang» de la Marca España, y los temidos desaires a los símbolos de España o abucheos al Rey no se produjeron o fueron silenciados rápidamente por la apoteosis de éxitos de nuestros deportistas. Don Juan Carlos fue testigo directo de muchos de ellos. Una de las imágenes más perdurables es la de Felipe VI, a la sazón Príncipe de Asturias, como abanderado del equipo español. O un Camp Nou abarrotado y lleno de banderas españolas cuando la selección de fútbol conquistó el oro frente a Polonia. Sobre el césped, formando parte de ese quipo, un exultante Pep Guardiola.



En aquella cita histórica que marcó a varias generaciones, Daniel Plaza dio el primer oro de la historia al atletismo español al vencer en la prueba de 20 kilómetros marcha. Pero hubo más héroes que días de competición. Memorable fue la plata de Antonio Peñalver en decatlón. El oro femenino en hockey sobre hierba. Los de Almudena Muñoz y Miriam Blasco en judo. La victoria del equipo de tiro con arco. La de Martín López-Zubero en la piscina tras nadar 200 metros espalda. La de José Manuel Moreno en la pista de ciclismo después de dejarse la vida en un kilómetro. Más la cosecha de seis medallas (5 de oro) en un caladero siempre propicio, la vela.

De repente, los deportistas españoles ganaban por tierra, mar y aire. Especialmente dichosa fue la jornada del 8 de agosto, que nos regaló la imagen icónica de Fermín Cacho atacando en la última curva y entrando en la meta para ganar una de las pruebas reina del atletismo, los 1500 metros. Más el boxeo, el tenis, el waterpolo, la gimnasia rítmica... Barcelona fue, en efecto, «capital» de España durante aquel memorable verano.


martes, 25 de julio de 2017

25º aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona'92

Tal día como hoy, un 25 de julio de hace 25 años se inauguraron los Juegos Olímpicos de verano en la ciudad de Barcelona.

Se organizaba un evento de semejantes proporciones por primera (y única) vez en España y justo diez años después del Mundial de Fútbol de España'82, que supuso la entrada definitiva del país en la élite de los países desarrollados.

Desde que Juan Antonio Samaranch anunciara el 17 de octubre de 1986 que la ciudad elegida como sede organizadora de los Juegos de la XXV Olimpiada de verano sería Barcelona, se trabajó a destajo y a contrarreloj para transformar la fisionomía de la Ciudad Condal. Ciudad que, hasta entonces, había estado viviendo de espaldas al mar. En el vídeo que os expongo a continuación, podéis ver la radical transformación de la ciudad para acoger los Juegos.



Cobi fue la mascota elegida para representar al evento. Fue creada por el diseñador Javier Mariscal y representaba a un perro pastor catalán de estilo cubista. Muchos fueron los que alzaron su voz y protestaron ante tal elección y, durante un tiempo, estuvo envuelto en cierta polémica. Sin embargo, la aceptación de la mascota por parte del público fue masiva y Cobi se convirtió en un un éxito rotundo (todavía recuerdo mi flotador de Cobi).


El 25 de julio fue un día para la historia. Un dia esperado en el que había puestas muchas expectativas. El planeta entero estaba mirando hacia Barcelona. España acogía por primera vez unos Juegos Olímpicos. Aquella cita cambiaría la historia de nuestro deporta para siempre. El escaparate perfecto para mostrar que España era un país lleno de talento.

A las 8 de la tarde menos 25 segundos comienza a sonar la cuenta atrás en el estadio olímpico de Montjuic. 25 tracas en honor de la cita número 25 con los Juegos. El sueño está a punto de cumplirse. 70 000 personas asisten al estadio para ser testigos en primera persona. Millones lo vamos a ver por televisión (3500 millones de personas en todo el mundo). La señal institucional empieza con una de las canciones asociadas para siempre a estos Juegos: "Barcelona", interpretada por una grandiosa Montserrat Caballé y por el siempre imperial Freddie Mercury.


Para los que somos testigos de la ceremonia desde nuestra casa son Matías Prats y Olga Viza. En el estadio retumba la eterna voz de Constantino Romero: "Bienvenidos a la ceremonia de inauguración de Barcelona '92". Suenan las fanfarrias y sobre el tatami se dibuja un inmenso HOLA. Barcelona y España saludan al mundo.




Sus majestades, los reyes don Juan Carlos y doña Sofía entran en el palco de autoridades entre una gran ovación, que se mantiene mientras resuena el himno de España. El independentismo ha sorprendido con una tregua en beneficio de todos. Es más, la primera parte es una impresionante demostración de nuestra gran diversidad de culturas: de la sardana, interpretada por la gran voz de Josep Carreras y Montserrat Caballé, de los tambores del Bajo Aragón y de la jota con la voz de Plácido Domingo, de las sevillanas y del flamenco con la bailaora Cristina Hoyos sobre el escenario y las bandas valencianas. Un mar de emociones que desemboca finalmente en el imponente e innovador espectáculo que da protagonismo al mar Mediterráneo y al nacimiento mítico de la ciudad de Barcelona. Una obra maestra escenificada por La Fura dels Baus.


Cambiamos completamente de registro. Es el turno de las estrellas de los Juegos: los atletas. 10 000 deportistas, 172 delegaciones. Un rato inevitablemente largo para recordar clases de Geografía y anécdotas hasta que desfila el país anfitrión. El Príncipe Felipe es "un abanderado de excepción" y "el más apuesto de la ceremonia", junto a él, toda la delegación española nos hace partícipes de uno de los momentos más emocionantes de la historia del deporte español, donde se simboliza el inicio de una nueva era: de los éxitos circunstanciales a los habituales como potencia deportiva.

En el estadio olímpico algo nada habitual: están presentes todos y cada uno de los atletas españoles. Por el vídeo podréis ver a Manel Estiarte, a Arantxa Sánchez-Vicario, Luis Enrique, Pep Guardiola, Martín López-Zubero, Coral Bistuer, etc... Si lográis dar con Fermín Cacho o con un "cachito" de Fermín, tenéis premio. "Qué bonito debe ser estar ahí abajo y qué difícil es llegar a estar ahí abajo", una frase de Olga Viza que resume el enorme mérito y la alegría de quienes viven este momento. Verlo hoy aún pone la piel de gallina. "No sé cómo quedaremos en el competición, pero en el desfile... En el desfile hemos ganado", apuntaba Matías Prats. Para disfrutarlo una y otra vez.


Todavía queda por cumplir con las tradiciones de mayor carga emocional, como por ejemplo, declarar oficialmente inaugurados los Juegos Olímpicos.


También tiene lugar el izado de la bandera olímpica (precioso momento en el que Alfredo Kraus interpretaba el himno), el homenaje a las sedes presentes... y, al fin, la llegada de la llama olímpica y el encendido del pebetero. Son las 22:40 de la noche. Vivimos imágenes que quedarán grabadas para siempre en nuestra memoria: Herminio Menéndez irrumpe con la antorcha en el estadio y da el último relevo a Juan Antonio san Epifanio, "Epi", que porta el fuego sagrado a través del pasillo humano formado por los atletas rumbo a la "canasta más bonita de su vida", hasta llegar al arquero paralímpico Antonio Rebollo, encargado de lanzar la flecha de fuego más famosa de la historia.


Con la euforia desbordada en el estadio olímpico, la guinda: suena el himno compuesto para estos Juegos: "Amigos para siempre", aunque para escuchar la versión cantada por Josep Carreras y Sarah Brightman hay que esperar hasta la clausura.


Tras esta brillante ceremonia, probablemente una de las más bonitas de la historia del olimpismo, llegaron días de récords, de medallas, de éxitos, de superación, de héroes... DE HISTORIA. Especialmente para España. Aquí os dejo la ceremonia entera por si os habéis quedado con ganas de más...


Los JJ.OO. de Barcelona también destacaron por ser los mejor organizados hasta aquel momento y en el que el equipo español logró sus mejores resultados de siempre con 22 preseas (13 oros, 7 platas y 2 bronces) que le sirvieron para colocarse como 6º en el medallero. Resultados que, 25 años después, siguen sin ser igualados.

El próximo día 9 y para finalizar este pequeño especial dedicado a Barcelona '92, recordaremos también la ceremonia de clausura de los Juegos.